lunes, 29 de abril de 2013

Arquitectura racionalista en Barcelona (2)

Continuando con la serie de dibujos correspondiente con los comienzos de la arquitectura renovadora en Barcelona, presento estos dos ejemplos. El primero corresponde al "gratacel" (rascacielos) de Collblanc, del arquitecto Ramon Puig i Gairalt, edificio de viviendas de 1931, en el que el arquitecto afronta en vertical los problemas de densificación urbana producidos en la zona a principios del siglo XX. El número de viviendas en planta variable y la acumulación en altura de elementos domésticos convencionales -tribunas, balcones, ventanas- dotan al edificio de un particular movimiento expresivo, el cual, a partir de la depuración ecléctica de la estética Art Decó, se sitúa ya en línea con muchas de las inquietudes expresivas del racionalismo más ortodoxo.

Gratacel de Collblanc, Cra. de Collblanc, 43. L'Hospitalet de Llobregat.

El otro ejemplo es obra del arquitecto Carles Martínez, del año 1932. La aproximación expresiva al racionalismo produjo algunas obras sumamente interesantes, como en este caso, en que la diversificación de las distribuciones en altura y el equilibrio entre terrazas y cuerpos cerrados da lugar a una imagen particularmente dinámica.

Edificio de viviendas, vía Augusta, 12. Barcelona.

domingo, 14 de abril de 2013

39th Sketchcrawl y 31 Salón del Cómic

El sábado pasado fue el 39th Sketchcrawl, que se hizo en el 31 Salón del Cómic de Barcelona. Para mi, que nunca había estado en este salón, fue todo un descubrimiento, aunque también experimenté un sentimiento de extrañeza y lejanía ante todo ese mundo. 

Conferencia de Guy Delisle y personajes de Star Wars

Conferencia de Adam Hughes

Personajes de cómic. Joker, Harley Quinn y Capitana América

Supergirl y mesa redonda ACDcómic

Mesa redonda Cuadernistas


viernes, 12 de abril de 2013

Arquitectura racionalista en Barcelona

Dos de los primeros intentos de aproximación al movimiento racionalista centro europeo construidos en Barcelona. 

En el primer caso se trata de las Casas Masana, obra del arquitecto Ramon Reventós, del año 1928, situada en las calles Lleida y Tamarit. La supresión de los patios interiores y la preocupación higienista en la disposición de las viviendas se conjuga con el vocabulario expresivo utilizado en la definición formal del edificio; un volumen neutro y regular ritmado por la aparición de cuatro fajas verticales en "V", que corresponden a los núcleos de escaleras.


El segundo ejemplo es el Casal Sant Jordi, del arquitecto Francesc Folguera i Grassi, del año 1929-1931, situado en las calles Casp y Pau Claris. El edificio (hoy ocupado por dependencias de la Generalitat) presentaba en su origen un programa mixto de viviendas y oficinas. Las primeras plantas se destinan a oficinas, las restantes a viviendas de alquiler y el ático a vivienda del propietario de la finca. Es uno de los primeros ejemplos en Barcelona en que se invierta la jerarquía de los pisos, dejando la primera planta el lugar preferencial (principal) que será ocupado por el último piso, el ático. En este caso la vivienda principal se resuelve en dos niveles y se abre hacia el interior de la manzana, aprovechando las mejores orientaciones. Un corredor perimetral exterior filtra los ruidos de la calle y hace de distribuidor de todas las dependencias de la casa.