viernes, 28 de septiembre de 2012

Arquitectura Modernista del Baix Llobregat (2)

Continuando con el recorrido por el Baix Llobregat, esta vez he estado en Sant Andreu de la Barca, un municipio situado en la margen derecha del río Llobregat.

Sant Andreu va ser un pueblo modesto que va enriquecer su gusto arquitectónico gracias a la presencia de una burguesía que en las primeras décadas del siglo XX, conocedora de las nuevas propuestas estilísticas, va hacer construir torres y casas modernistas.

Como ejemplos tenemos en el número 12 de la calle Major, la fachada modernista de la bodega “can Julià”, construida en 1925 por el arquitecto Modest Feu (hoy ocupada por un supermercado). En el centro destaca un enorme pórtico rectangular flanqueado por dos ventanas con rejas. Sobre el portal hay un arco de medio punto, de ladrillos vistos, que tiene una superficie plena de orificios de ventilación. En la parte central de la cornisa se observa un relieve con cuatro líneas que representa la bandera catalana.


Otro ejemplo es el de la Sociedad El Casino, obra del arquitecto barcelonés Salvador Valeri i Pupurull (1873-1954), un interesante arquitecto modernista, del cual la casa Comalat, situada en la Diagonal, núm. 442 de Barcelona, es un buen ejemplo.

Curiosamente, el edificio del Casino (comenzado en 1926) no tiene una orientación claramente modernista, excepto por algunos sencillos acabados de cerámica. En este caso, Valeri opta por un formato neoclásico, con líneas sencillas y austeras, tal vez para no agredir el espacio natural, teniendo en cuenta que este edificio se va levantar en medio del campo, a las afueras del núcleo poblado. Como arquitecto marcado por su formación humanista, amante de la naturaleza, se servirá de los materiales más naturales e inmediatos, como eran las piedras rojizas utilizadas tradicionalmente en las construcciones de Sant Andreu.

Los volúmenes, líneas, curvaturas, espacios insinuados y fragmentados, texturas y columnas planas dan esplendor a estas piedras que conforman la mampostería del edificio. Al fondo, el espacio del escenario teatral tiene mayor altura y se accede por unas escalinatas en el costado izquierdo.

Adosados a la fachada se van a construir los almacenes de la Sociedad, ya que este edificio tenía una doble funcionalidad: por un lado, la de acoger actos culturales y recreativos y por otra, la de ser la sede del Sindicato Agrícola, fundado por Josep Amigó, primer presidente del Casino.
  

Finalmente, la casa Pedemonte, situada en el número 59 de la carretera de Barcelona, obra del arquitecto Modest Feu i Estrada (1870-1933), es una vivienda de tres plantes y va ser un regalo de bodas para su hija.

La casa Pedemonte se va comenzar a construir en 1930 y se va acabar un año después. Pese a ser proyectada por un arquitecto modernista, estamos en un período en que muchos autores dejan atrás este estilo; es por eso que esta obra muestra una inspiración ecléctica y un modernismo más tímido.

En este edificio también quedan evidenciadas ciertas tendencias del expresionismo centro europeo, sobre todo alemán y checo, que se hacen visibles en la forma de la cubierta de las torres y en el formato de las pilastras, un tanto barrocas. Estas pilastras sostienen las arcadas que se repiten en cada uno de los cuatro costados. También en la parte alta, sobresalen dos cubiertas que miran hacia los laterales.




martes, 25 de septiembre de 2012

Sesión de apuntes en el Sant Lluc (2)

Los sábados por la mañana suelo ir a dibujar al "Cercle Artistic de Sant Lluc" en Barcelona. Desde hace un tiempo estoy dibujando directamente con el pincel, y aquí presento una muestra de diferentes dibujos realizados en 5 y 8 minutos. 










martes, 18 de septiembre de 2012

Dibujando el sábado (5)

Después de las vacaciones de agosto, retomamos la costumbre del encuentro del tercer sábado de cada mes. Esta vez lo hemos hecho fuera de Barcelona, en la Colonia Güell. 

Como ya había dicho en una entrada anterior (ver), la colonia fue fundada por el industrial Eusebi Güell en 1890, en unos terrenos propiedad de su familia en el término municipal de Santa Coloma de Cervelló.

Indudablemente, desde un punto de vista arquitectónico, el elemento más interesante es la Cripta, obra del arquitecto Antoni Gauí i Cornet, construída entre los años de 1908 y 1915. Esta iglesia supuso para Gaudí la posibilidad de experimentar una serie de soluciones técnicas innovadoras que desarrollaría después en la Sagrada Familia. La iglesia de la Colonia Güell hizo las veces de laboratorio donde el arquitecto tendría ocasión de comprobar planteamientos estructurales de tipo no convencional, más complicados y complejos de los que hasta entonces se hubieran utilizado. Cuando Gaudí abandona la obra está terminada la cripta y el pórtico delantero que serviría de sostén a la escalinata que conduciría a la iglesia.

El interior de la cripta tiene un aspecto de cueva o caverna, muy común en tantos interiores gaudianos, carácter que aquí parece acentuarse de manera premeditada. Resulta numerosísima la variedad de formas estructurales que resuelven las diversas entregas entre cada uno de los pilares de la cripta y el techo. En algunos casos los soportes poseen prolongaciones ramificadas en dos o más brazos; en otras, el dado de transición entre soporte y cubierta adopta formas escalonadas mediante el vuelo de cada ladrillo sobre el inmediato. Todo el conjunto representa una lección de construcción y dominio estructural difícilmente superable.



Los muros de la cripta fueron construidos mediante hiladas horizontales de ladrillo, alternando en ciertas zonas con un aparejo tosco de pequeños mampuestos; su disposición en zigzag contribuye a aumentar la rigidez de la fábrica y a la vez constituye un recurso plástico de gran interés. Los grandes ventanales perforan los muros dando lugar a rupturas volumétricas, así como a contrastes de textura y color.


miércoles, 12 de septiembre de 2012

Fin del verano

Si bien desde un punto de vista astronómico el verano aun no ha terminado, a los efectos prácticos el tiempo de ocio y despreocupación se ha acabado, y eso genera una cierta nostalgia (aunque también alivio, ¡con las temperaturas que tuvimos que soportar la última semana de agosto!). 
Estos son los últimos dibujos de la playa de este año, todos ellos de playas de Viladecans.